bienvenidos

Hermandad de la Santa Cruz

Entraron en la casa; vieron al niño con María su madre y, postrándose, le adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra. (Mateo 2,11)

CONTACTE CON NOSOTROS

Solicite mediante este formulario información acerca de la Hermandad, detalles de nuestra labor social con la Fundación Corinto y/o consultas en general.

FORMULARIO DE INSCRIPCIÓN

Rellene el siguiente formulario para formalizar la inscripción como hermano de la Hermandad. También puede descargar el PDF y presentarlo en Secretaría.

NOTICIAS DE LA HERMANDAD

Consulte las últimas noticias relacionadas con la Hermandad y la actividad cofrade del 2021. También puede seguirnos en nuestras redes sociales.

NUESTROS TITULARES

Ntra. Señora de los Dolores en su Amparo y Misericordia

María, desde el dolor de la cruz, reafirmaste tu maternidad. Allí nos diste a luz a todos los creyentes. No podía ser de otra forma. Junto a la cruz, viendo morir al Hijo que concebiste virginalmente y alumbraste corporalmente, nos concebiste a todos nosotros virginalmente y nos alumbraste espiritualmente. ¡Qué gran nacimiento fue éste!. Junto a la cruz estabas entonces, Madre. Junto a la cruz sigues estando hoy…Pero, ¿dónde están los creyentes para sufrir con los que lloran y engendrarlos de nuevo en el dolor?

La Cruz está vacía…No está ya el hijo, que desde ella resucitó. Ni están los otros hijos. La cruz se encuentra vacía. Sola estás tú, María, junto a ella, esperando a tus que le acompañen.

NUESTROS TITULARES

Santísimo Cristo de la Victoria

Desde el mediodía hasta la media tarde vinieron tinieblas sobre toda aquella región. A media tarde Jesús gritó: «Elí, Elí lamá sabaktaní», es decir: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?» Al oírlo algunos de los que estaban por allí dijeron: «A Elías llama éste».

Uno de ellos fue corriendo; enseguida cogió una esponja empapada en vinagre y, sujetándola en una caña, le dio de beber. Los demás decían: «Déjalo, a ver si viene Elías a salvarlo». Jesús, dio otro grito fuerte y exhaló el espíritu.

El centurión y sus hombres, que custodiaban a Jesús, al ver el terremoto y lo que pasaba dijeron aterrorizados: «Realmente éste era Hijo de Dios».

San Mateo 27, 45-50. 54

Dirección Casa Hermandad

C/ Julio Mathias 9, local 3
29013 – Málaga

TELÉFONO

952 261 898