“Éste es mi mandamiento: Que os améis los unos a los otros, como yo os he amado”.

Jesús de Nazaret – Evangelio de San Juan 15:12

El Hijo de Dios pronunció estas palabras antes de dar su vida por nosotros. Jesús nos enseñó que debemos dar comida al hambriento, albergue al que no tiene casa y ropa al necesitado (Mateo 25: 34-46). No debemos tratar de decidir si alguien necesita realmente o no nuestra ayuda, simplemente debemos tender la mano a todos los que lo necesiten.

El primer aspecto en el que se centra la acción caritativa de la Hermandad es la acogida de dos niños a través del proyecto denominado “Misiones Salesianas”. Desde hace 10 años formamos parte de este bonito programa, teniendo apadrinados actualmente a dos niños, Anthony y Gian Franklin. Gracias a nuestras donaciones estos niños han podido ir a la escuela y actualmente están estudiando una carrera. Las Misiones Salesianas es un proyecto que consiste en la educación de calidad basada en el amor, la razón y los valores cristianos de los jóvenes para construir un mundo para todos.

El segundo aspecto en el que se centra la acción caritativa de la Hermandad, constituye uno de los pilares más importantes del día a día de la cofradía. Estamos hablando de nuestra pertenencia a la Fundación Corinto, en la que nuestra Hermandad es miembro fundadora desde sus inicios, en el año 2011. La Fundación Corinto es un economato social cofrade, compuesto por 29 cofradías en el que las familias que estén en riesgo de exclusión social pueden adquirir productos de primera necesidad así como de higiene personal y limpieza, pagando por ellos tan sólo el 25 % del precio de costo de los mismos. El 75% restante lo abona cada cofradía que asume la acogida de esa familia. En nuestro caso, dicha aportación que debemos realizar proviene de una serie de aportaciones mensuales y/o esporádicas que recibimos de nuestros padrinos. Del mismo modo, durante el año realizamos una serie de veladillas benéficas, así como una cena anual, cuya recaudaciones van en su totalidad, destinadas a éstos fines.

Nuestra labor con las familias que se encuentran pasando estrecheces y acuden a nuestra Hermandad, no se limita en otorgarles el carnet que permite la compra de los productos en el economato. Este proceso es el que se conoce como las entrevistas de acogida, consistentes en hacer un itinerario pormenorizado de cada familia donde se evalúa su situación social, laboral y sus condiciones familiares para poder ayudar y asesorar de la mejor manera posible, teniendo en cuenta nuestros recursos.

El equipo de voluntarios de la Vocalía de Caridad lo componen siete personas. Cinco se encargan de realizar la acogida de las familias, mientras que los otros dos voluntarios realizan tareas de reposición y limpieza de la sede del economato, así como asesoramiento a las familias que acuden cada martes y cada jueves a realizar sus compras. Condicionados por el entorno social que rodea la feligresía de nuestra parroquia tenemos una gran lista de espera, pero eso no desanima al equipo de caridad para que sigamos buscando día a día nuevas aportaciones económicas así como la búsqueda de actividades con las que poder conseguir más recursos.

Sirvan estas líneas para animar a todo aquel que las lea a querer formar parte de nuestro equipo de caridad. Los voluntarios siempre son necesitados. Ponte en contacto con nosotros y dinos de qué manera nos puedes ayudar, estamos seguro de que la experiencia te será tremendamente gratificante, al igual que lo supone para nosotros. Del mismo modo, disponemos de una bolsa de trabajo que puedes consultar también en nuestra web. En ella, encontrarás un listado de puestos de trabajo que pueden desempeñar algún miembro de nuestras familias beneficiarias. Gracias por tu ayuda.